Preocupa calidad de la alimentación a escolares por suspensión de los comedores

La suspensión del servicio de comedores en las escuelas rurales pone en riesgo el acceso a una adecuada alimentación de los niños. Esto le dijo a No toquen nada Graciela Moizo, coordinadora del Programa de Alimentación Escolar de Primaria.

Actualizado: 28 de mayo de 2020 —  Por: Redacción 180

Preocupa calidad de la alimentación a escolares por suspensión de los comedores

Reparto de bandejas en escuelas de Montevideo (Javier Calvelo / adhocFOTOS)

Hay preocupación en el Programa de Alimentación escolar por el cierre de los comedores en esas escuelas y el uso de tickets de alimentación como sustituto.

El servicio de comedor de las escuelas rurales sigue sin funcionar. Por el momento y de acuerdo han anunciado las autoridades este servicio no se reabrirá a pesar de que las escuelas volvieron a la presencialidad. Esto supone dificultades para algunas familias, sobre todo en el entorno rural.

¿Por qué? Porque el Consejo de Educación y Primaria adoptó una solución de emergencia provisoria en la que se brinda la ayuda a través de prestaciones y en caso de que los papás no estén inscriptos en el Banco de Previsión Social se les otorgan tickets de alimentación por un valor de 85 pesos.

En las escuelas rurales actualmente no se entregan viandas, esa modalidad solo es para escuelas urbanas. Lo que algunas veces sucede es que algunas escuelas rurales las van a buscar a alguna escuela urbana cercana.

Esto provoca que desde el Programa de Alimentación no se pueda controlar la calidad de la comida y tampoco el acceso a ella, sobretodo en caso de los tickets.

Graciela Moizo, coordinadora del Programa de Alimentación Escolar de Primaria, explicó a No toquen nada algunas de las dificultades que supone la suspensión del servicio de comedor para las escuelas rurales.

“En las escuelas cuando se brindan las viandas, el padre firma un compromiso, una planillita donde se compromete en que ese plato de comida es para el niño, porque tiene el tamaño para un niño, y a su vez que va a cuidar su inocuidad. En el caso de los tickets o de una prestación la responsabilidad es del padre. Internacionalmente está medido que los riesgos de que esa alimentación no sea la adecuada o no llegue en condiciones son mayores porque no podemos garantizar como en el caso del plato de comida. Cuando se le da el dinero y tiene que comprar, el padre es el que elige y después lo tiene que elaborar”, dijo.

Moizo también contó que hay padres que han tenido dificultades para poder cambiar los tickets de alimentación en los comercios de la zona.

“Cada contexto tiene su problemática y hay padres que no pueden acercarse a la ciudad o los comercios locales. Si duda que la ruralidad profunda o en los casos donde hay mucha vulnerabilidad se puede complicar”, afirmó.